Paso a paso, Chile continúa avanzando en el campo medioambiental apostando por las energías limpias y renovables, en esta ocasión el gobierno ha llegado a un acuerdo con las principales centrales termoeléctricas del país.

Este acuerdo tiene como finalidad el cese de la construcción de centrales termoeléctricas que utilizan el carbón para la generación de energía y cierre definitivo de todas las centrales antes del 2050, dando así un margen de tiempo considerable para su cierre.

Un país libre de centrales eléctricas de carbón en 2050

De este modo, de la mano de Rebolledo, el gobierno chileno ha firmado un acuerdo con la empresa francesa Engie, la italiana Enel y las chilenas AES Gener y Colbún para que de manera paulatina estas centrales queden eliminadas de la matriz energética chilena.

Según afirma el ministro de energía Andrés Rebolledo: “Alcanzamos este acuerdo en el que ellas se comprometen a que no desarrollarán ni construirán nuevas centrales a carbón. El segundo compromiso es el cierre de lo que existe, 28 unidades de plantas a carbón, de manera programada“.

Para que este acuerdo se convierta en una realidad, durante el desempeño de las labores correspondientes para el cese de esta práctica, se deben tener en cuenta la seguridad del sistema eléctrico chileno, así como su coste económico y financiero, pero ante todo se debe preservar la estabilidad laboral de todos los trabajadores de dichas centrales.

Al día de hoy, el 21,9% de la energía producida en Chile es generada en este tipo de centrales, pero con el auge de las energías renovables en los últimos años el porcentaje está decreciendo a pasos agigantados.

Esta medida de cierre de las centrales tiene un carácter 100% ecológico ya que al día de hoy el sector energético es el responsable del 77% de las emisiones de gases que favorecen el efecto invernadero.

Desde nuestra parte, como abastecedores de transformadores eléctricos monofásicos apostamos siempre por las energías limpias y respetuosas con el medio ambiente ya que vaticinamos que el futuro energético en Chile y en el resto del mundo se sustentará a partir de energías sostenibles.