Mantenimiento de transformadores electricos

Un transformador es un equipo muy valioso, indispensable y de alta prioridad, por lo tanto cuando algún transformador, ya sea de distribución o de potencia, sufre un fallo, supone una gran preocupación y como consecuencia un alto coste de producción, accidentes o daños para las empresas.

 

Un fallo de transformador puede provocar graves situaciones como: paro completo de la planta o empresa, accidentes laborales graves, altos costes de reparación, daños a las instalaciones y, además, puede ralentizar la producción laboral de la empresa.

 

Es por esto que en Transformadores CH nos preocupamos por el mantenimiento de nuestros productos y por ello queremos hacer saber a nuestros clientes los detalles más importantes sobre el mantenimiento de los transformadores durante su vida útil.

 

Lo que necesitas saber sobre el mantenimiento adecuado de los transformadores

 

Existen diferentes tipos de mantenimiento que ayudarán a alargar la vida útil de los transformadores eléctricos y a prevenir posibles futuros fallos.

 

El mantenimiento predictivo es el que se realiza partiendo del seguimiento de determinadas variables, y su propósito es anticiparse a las posibles fallas. Algunas de las pruebas rutinarias a las que se deben someter los transformadores son:

 

–          Prueba de aislamiento del núcleo

–          Prueba de factor de potencia

–          Estudio de termografía

–          Prueba de relación de transformación

–          Análisis de aceite aislante del transformador

–          Resistencia óhmica de devanados

–          Prueba de resistencia de aislamiento

 

El mantenimiento que se realiza para prevenir con más eficacia las fallas en los transformadores es el conocido como mantenimiento preventivo. Un análisis periódico del aislamiento que otorga información relativa al estado del aceite y permite detectar las posibles causas de fallo en el equipo.

 

Por último, está el tipo de mantenimiento que siempre se busca evitar, es el llamado mantenimiento correctivo, cuyo objetivo es reparar los fallos y mal funcionamiento del transformador. Durante el tiempo de mantenimiento correctivo el transformador queda inactivo y podría ser sometido a cambios de bobinas, empaques aceite dieléctrico, repotenciación y reemplazo de instrumentos y accesorios.

 

Recuerda que es importante ser constante con el mantenimiento de los equipos. Una empresa que se preocupa por el buen mantenimiento de los transformadores asegura la confianza y seguridad de sus clientes, trabajadores y la calidad de su servicio.